Imprimir esta Página

Mercedes Marí Torres

Empecé a estudiar psicología por puro placer, me lo he tomado con calma y lo he disfrutado enormemente . Existe una metáfora popular que dice “La curiosidad mató al gato, pero la satisfacción lo revivió” por desgracia esta última parte se omite con frecuencia, siguiendo la metáfora yo debo haber muerto y resucitado infinidad de veces  ya que si algo me caracteriza es mi gran curiosidad y las ganas de aprender. Por esto y otros factores, como mi capacidad de análisis,  mi especialización es en educación pero sin restringirlo al ámbito de la educación formal.

Cabe mencionar que entiendo que se aprende mucho y mejor en la interacción con los demás; Dice la letra de una canción “Estamos aprendiendo, aprendiendo a sonreír puesto que a llorar se nace sabiendo” y eso es exactamente lo que me motiva, como el aprender y/o reaprender  nos proporciona las herramientas y la actitud necesaria para adaptarnos a la vida. Claro que encontrar una motivación para dar ese cambio no es fácil, y más teniendo en cuenta que requiere un esfuerzo, por eso entiendo que el sufrimiento o la incomodidad actúan como motor para dar un paso adelante hacia la autonomía y la responsabilidad.

Algo que también considero importante destacar es como hoy en día nuestra sociedad se está enfrentado a una serie de cambios a los que a priori parece que nos cuesta adaptarnos de manera eficaz. Las reglas normas sociales que habían funcionado hasta ahora se han quedado obsoletas, nuestra manera de interactuar y de comunicarnos cambia de manera constante… produciendo toda una serie de dificultades que vale la pena analizar, se que parece extraño o difícil de entender que nuestra sociedad y cultura están formadas por cada uno de nosotros y es aquí donde me gusta pensar que puedo aportar mi pequeño granito de arena ayudando a los demás a que se sientan más a gusto consigo mismos y  con la vida y  época que nos ha tocado vivir repercutiendo no solo en las personas como individuos sino en toda la sociedad en general.

Si algo compartimos es que , la búsqueda de la pareja ideal, cómo nos relacionamos con nuestra pareja, las disputas que pueden surgir , las maneras de gestionarlas y como no el sexo ocupan una gran cantidad de nuestro pensamiento y  empeño. Podemos achacarlo a necesidad biológica, a presiones sociales o familiares pero es un tema que necesitamos tener más o menos resuelto, así que llegado el tiempo de elegir una especialización más concreta opté por la sexología y la terapia de pareja.

Enlace permanente a este artículo: http://www.rutasdevida.com/mercedes-mari-torres/