Imprimir esta Página

Gabriel de las Heras

Gabriel de las Heras - Life coaching
A

lo largo de mi vida, he hecho muchas cosas. de muchacho pedí a mi padre que me enviara a un colegio militar, pues sentía que debía descubrir el mundo que existía más allá de la puesta de sol, lejos del cascarón de mis progenitores.  Después, pasado mi periodo de estudiante, ejercí diferentes profesiones, a menudo sin cambiar de compañía, me reconocían y todo marchaba bien, no me sentía mal, o quizá tan solo no me sentía.

El problema vino cuando comencé a preguntarme…   Si tengo un buen trabajo, mi casa, mi coche, mi familia, ¿por qué no soy feliz?, ¿Por qué siento que vivo la vida de otro?.  Os aseguro que cada vez que esa pregunta retumbaba en los recobecos de mi mente, un agobio estrangulaba mi garganta y existir se hacía cada vez más insoportable.   Me consuelo reconociendo que al menos no caí en el error de pensar que era el mundo que me agredía o que lo que me dolía era culpa de los que me rodeaban.   Gracias a eso pude ver las cosas con cierta claridad y no sin dudas ni miedos, acabé con “quien se esperaba fuera”  para salvar a “quien realmente era” antes de perecer sepultado bajo lo que se pretendía de mí.

Naturalmente no fue un camino fácil, el primer obstáculo era mi propia familia, que por mi bien, quería que las cosas siguieran como siempre, que sabían que el sendero que emprendía estaba plagado de sufrimiento y decepción.  Muchas veces yo mismo he desgarrado mis vestiduras ante mis propios errores, echando de menos la comodidad de mi pequeño universo abandonado en Ibiza.  No contaba con un faro que iluminara mi camino, tan siquiera sabía a donde ir o que quería realmente, tan solo sabía que yo era el único responsable de lo que pasara con mi vida, el único que podía cambiarlo si no me gustaba, que debía aflorar mi yo verdadero, conocerme y aceptar aquello que no pudiera mejorar de mi mismo. En ese camino estoy.  No es que exista un mundo maravilloso al final de ese sendero, probablemente no existe ese final y al alcanzar el horizonte, tras alzar la vista, descubrimos que el sol se pone aún más lejos, pero es mi camino y me doy la oportunidad de vivirlo, disfrutando de cada paso y de la emoción de la aventura de vivir.

Durante mi marcha, ha pasado de todo y en mi memoria almaceno buenos recuerdos además de errores que debí haber evitado, toda esa experiencia ha hecho que me conozca un poquito mejor y por ejemplo, me dé cuenta que en absoluto soy ambicioso, que el dinero, prestigio, poder y otros alicientes del éxito, más que motivarme me espantan por el compromiso que suponen.   Ahora bien, me encanta colaborar en el éxito de los demás, ver cómo crecen, como van creando un universo a su medida y como van descubriéndose en ese sendero, ver su sorpresa al encontrarse con “creo”, más adelante con “quiero” y detrás de un par de curvas muy peligrosas descubren el “puedo”, de verdad es una experiencia maravillosa que justifica mi existencia en este mundo.

La fortuna, Dios o quizá la “Ley de Atracción”, hizo que llegaran a mis manos documentación, cursos y testimonios sobre diferentes disciplinas de éxito sobradamente contrastado, el Life Coaching, la PNL, la Inteligencia Emocional, mindfulness y otras muchas que nos ayudan a darle razón a la vida y encaminarla según nuestros potenciales.   De forma que no solo cuento con una vasta experiencia práctica en la vida, además cuento con el conocimiento de métodos y procesos para asistir a los demás..

En fin y resumiendo.  De todas estas experiencias y dándole utilidad a la sabiduría aportada por mis maestros, conocimiento que sigo y seguiré ampliando mientras viva; me pongo a tu disposición para acompañarte en la divertida aventura de encontrar, descubrir y alcanzar tu destino, experiencia que comienza al final de esta líneas y alcanza más allá de donde puedas atisbar con tu imaginación.

Si quieres saber sobre mi trayectoria profesional.

Gabriel de las Heras

Lifecoach Experter

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.rutasdevida.com/gabriel-de-las-heras/