«

»

sep 09

Imprimir esta Entrada

APRENDIENDO A DECIR “NO”, ASERTIVIDAD Y AUTOESTIMA (2)

EJERCICIOS UTILES:

Ejercicio

Ahora que ya has leído con detenimiento el texto, ármate con papel y lápiz para realizar los siguientes ejercicios que creo te serán de utilidad para sacar tus propias conclusiones de en qué situación te encuentras. Solo debes atreverte a pensar sobre ti analizando con detenimiento tus emociones.

Como bien sabes, existen muchos ejercicios de este tipo publicados en manuales de autoayuda, autoestima, desarrollo personal, etc., estos son una recopilación de la “GUÍA PARA EL EMPODERAMIENTO DE LAS MUJERES” y creo que son de utilidad independientemente del sexo de quien los realice.

Si una vez terminados los ejercicios crees que podrías mejorar o ampliar alguna respuesta, hazlo, La idea es que tengas una visión personal de ti.

Selecciona y ordena algunas fotografías que representen distintas etapas de tu vida.

¿En cuál de estas etapas de tu vida te sentiste mejor?

¿Por qué?

¿En cuál te sentiste peor?

¿Por qué?

¿Qué te habría gustado que hubiese sido distinto?

¿Cómo estás ahora?

¿Qué te gustaría cambiar?

 

Signos de Autoestima:

¿Qué crees contribuye a elevar tu autoestima y qué a rebajarla?

¿Qué cosas valoran los demás de tu persona, y qué cosas te señalan como defectos?

¿Qué cosas valoras de tu persona y qué cosas te parecen defectos?

ejercicio

¿Cuáles son tus fortalezas?:

Investiga sobre los que son las fortalezas y reflexiona sobre las tuyas.

¿Qué ventajas suponen esas fortalezas en tu vida?

¿Cómo te sientes siendo fuerte?

¿Cómo te ven las y los demás en relación a tus fortalezas?

¿Hay congruencia con la imagen que proyectas?

¿Cuáles son las debilidades de tus fortalezas?

 

¿Cuáles son tus debilidades?:

 Investiga sobre los que son las debilidades, reflexiona sobre las tuyas.

¿Cómo te sientes siendo débil?

¿Proyectas esa imagen frente a las y los demás?

¿Cuáles son las fortalezas de tus debilidades?

 

¿Te escuchas a ti mismo?:

 Presta atención a los pensamientos que te rondan en la cabeza. Comienza a pronunciar esos pensamientos, intenta decirlos en voz alta, como si estuvieras hablando con alguien.

¿Cómo es tu voz, fuerte o débil, clara o confusa, severa o dulce, enjuiciadora, quejosa, enojada o suplicante, etc.?

¿Suena esta voz como la de alguien a quien conoces?

 Imagina que le dices estas mismas palabras a otra persona.

 ¿Cómo se las dirías?

¿Sonarían igual?

¿Cómo te sientes cuando le hablas a esa persona?

¿Contesta esa persona a lo que tú le dices?

 

Responde a las siguientes preguntas para realizar tu autorretrato corporal:

 ¿Cómo es tu cuerpo?

¿Qué atención le prestas?

¿Cuáles son los cuidados que das a tu cuerpo?

¿En qué lo descuidas?

¿Cómo son tu indumentaria y sus complementos: zapatos, bolsos, otros accesorios?, describe su estado.

¿Qué imagen crees que das con el cuerpo?

¿Qué actitudes corporales identificas en ti (maneras de ocupar los espacios, de sentarte, de conducir, de hacer tus actividades, de hablar en público; tus gestos y ademanes, el semblante, la voz, el llanto, el beso, tus modales y cualquier actitud en que se plasme tu personalidad)?

 

¿Qué importancia das a tu bienestar?:escribiendo

 ¿Te ocupas de tu salud?

¿Cómo?

¿Te haces revisiones médicas periódicamente?

¿Acudes periódicamente al odontólogo?

¿Es adecuada tu alimentación?

¿Haces algún tipo de ejercicio?

¿Tienes el peso adecuado a tu edad y constitución?

 

¿Tienes un espacio propio?:

 ¿Dispones de un lugar donde puedas estar a solas contigo mismo, sin que te interrumpan, donde puedas tener tus cosas, que utilices para escuchar música, leer, reflexionar o hacer lo que te apetezca?

¿Puedes describirlo con detalle?

¿Cómo has logrado que las y los demás de tu entorno respeten ese espacio?

 

¿Te das tiempo a ti mismo?:

 ¿Cuántas horas trabajas al día?

¿Cuántas descansas?

¿Cuántas dedicas al ocio?

¿En qué empleas el tiempo que te dedicas a ti mismo?

¿Te sientes presionado en tu tiempo de ocio?

¿Por qué / por quién?

 

¿Qué cosas tuyas te provocan emociones?:

 ¿Qué te enfada o te entristece de ti?

¿Qué te enternece o te conmueve de ti?

¿Conoces tus necesidades más urgentes?

¿Cómo reaccionas ante ellas?

¿Sueles posponer lo que más necesitas?

¿Por qué?

¿Qué te hace anticiparte a la necesidad misma?

¿Qué te hace sentir vulnerable?

¿Cómo afrontas el desánimo, el abandono y el desaliento?

¿En qué signos depositas tu confianza?

 

¿Expresas tus emociones?:

 ¿Qué emociones te resultan más difíciles de expresar?

¿Qué emociones te resultan más fáciles de expresar?

¿Cuáles son tus maneras de demostrar emociones, de afrontar conflictos, de intervenir para expresar tus opiniones, de hacer avanzar tus decisiones, de discutir, de convencer, de convocar, etc.?

 

¿Cómo tomas tus decisiones?:

 ¿Te cuesta tomar decisiones?

¿Por qué?

Cuando estás ante la situación de tomar una decisión, ¿qué haces? Lo consultas con alguna persona de confianza, lo piensas y luego decides…

Una vez que tomas la decisión, ¿cómo te sientes?

¿Te siguen inquietando las otras opciones?

 

Tus errores:

 ¿Qué significa para ti cometer errores?

Cuando cometes un error, ¿cómo lo vives?

¿Aprendes de él o simplemente te recriminas?

 

¿Te sientes controlado por alguien?:

 Si te sientes controlado, ¿por quién?

¿Qué emociones provoca en ti ese control?

¿Cómo es ese control? ¿Es implícito o explícito? Descríbelo…

 

¿Te sientes controlador?:

 Si es así, ¿qué te provoca ese control?

¿Sobre quién lo ejerces?

¿Cómo?

Tener todo controlado, ¿te da mayor seguridad?

¿Existe para ti alguna diferencia entre controlar y manipular? ¿Cuál?

 

¿Sabes decir “NO”?:

 Reflexiona sobre alguna ocasión en que dijiste “sí” queriendo decir “no”.

Revive aquella situación. Trata de situarte en aquella experiencia y de reconstruir el diálogo que se produjo.

¿Por qué lo hiciste?

¿Qué habrías ganado si hubieses dicho “sí”?

¿Qué ganaste diciendo “no”?

 

¿Sabes recibir un “NO”?:

 ¿En qué circunstancias te han dicho o te dicen “no”?

¿Cómo te sientes cuando a te dicen “no”?

¿Cómo manejas un “no”?

 

¿Cómo te manejas con la culpa?:Dejar de fumar 1

¿Qué te hace sentirte culpable?

¿Cuándo fue la última vez en que te sentiste culpable?

¿Frente a quién/quiénes?

¿A qué atribuyes ese sentimiento de culpa?

¿Existe para ti alguna diferencia entre “sentirte culpable” y “sentirte responsable”?

Enlace permanente a este artículo: http://www.rutasdevida.com/aprendiendo-a-decir-no-asertividad-y-autoestima-2/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *